Dice Julio Belza: "Termina esta calle justamente enfrente del pórtico que da paso al Compás de Santa Isabel y se llama así por que en ella hubo un hospital especialmente dedicado a albergar a los aquejados de esta enfermedad, entonces muy extendida y contagiosa. Fue fundado por D. José de la Calle, capitán de caballos-coraza en la guerra de Cataluña contra el francés, como consecuencia de haber contraído allí esa enfermedad lo que le indujo a fundar en 1.662 un hospital dedicado a curar esta dolencia de acuerdo con el voto realizado; todo esto lo atestigua una lápida colgada en la fachada. Hoy es un orfelinato para niñas recogidas por el Tribunal Tutelar de Menores. Los Reyes Católicos lo cedieron al Marqués de Cenete, cuyos descendientes vendieron a don Pedro de la Calle, padre del fundador de este hospital que se llamó de nuestra Señora del Pilar". La historia atribuye a este lugar más circunstancias de interés: durante la última parte del período nazarí, Aixa, madre de Boabdil, fue capaz de sacar a su hijo de la fortaleza de la Alhambra y llevarlo a este lugar secreto en varias ocasiones librándolo de la muerte, de la prisión o del destierro. También fue lugar de refugio del Cardenal Cisneros y de su arquitecto Gumiel como consecuencia de las reacciones de oposición y levantamiento morisco que solían originar sus intransigentes órdenes de conversiones inmediatas e inexcusables.. En la actualidad se halla en rehabilitación... no se sabe hasta cuándo... ni casi ¿desde cuándo?.
La Casa de la Tiña