(Federico García Lorca)

Hoy, ciudad melancólica del ciprés y del agua,

en tus yedras añosas se detenga mi voz.

¡Hunde tus torreones!

Hunde tu Alhambra vieja

que ya marchita y rota sobre el monte se queja,

queriendo deshojarse como marmórea flor.